SITUACIÓN ACTUAL DE ITALIA

Publicado: abril 5, 2012 en Uncategorized

La situación de la economía italiana.

Mapa de Italia.Dejo aquí el resumen de un articulo publicado por Irwin Stelzer, Director de política económica en el Hudson Institute, en The Wall Streat Journal sobre la situación de Italia, dentro de la crisis actual europea y mundial, en lo que parece ser la ronda de rescates probables de la vieja Europa.

La buena noticia es que Italia, la tercera mayor economía de la eurozona, no es como Grecia o Irlanda. Sin grandes quiebras inmobiliarias o crisis bancaria, al menos, de momento. La mala noticia es que Italia se parece a Portugal, que hasta ahora ha eludido problemas inmobiliarios y bancarios de proporciones de los de Grecia e Irlanda, pero que está creciendo tan despacio que sus ingresos fiscales podrían no llegar a cubrir sus deudas. Lo peor de todo es que la economía italiana es mayor que la española y que España es un país que se considera demasiado grande para dejarlo caer, pero para el que la eurozona no dispone de suficientes recursos.

La posición financiera de Italia, relativamente buena, se debe a unos reguladores bancarios competentes y al talento del gobernador de su banco central, Mario Draghi. Desgraciadamente, sus éxitos no significan que todo esté bien. Italia es “incapaz de crecer a un ritmo sostenido y tiene una clara pérdida de competitividad comparado con sus principales socios europeos”. De 1998 a 2008, la productividad alemana creció un 22%, la francesa un 18% y la italiana solo un 3%. En el caso de que la economía italiana no crezca por encima del 1%, los ingresos fiscales caerán e Italia no será capaz de cumplir sus objetivos de déficit, según la Organización para Cooperación y el Desarrollo Económico.

Pero las empresas necesitan generar innovación, y la productividad y el crecimiento se ven presionadas para despegar.

Para terminar de agravar la situación, la deprimente visión que el tejido empresarial de Italia tiene sobre el Gobierno. Los empresarios italianos consultados creen que, independientemente del resultado de las elecciones, el Gobierno seguirá siendo incapaz de sanear la situación de Nápoles, dominada por la mafia, de salvaguardar las obras de arte del país o de sacar adelante las reformas estructurales necesarias para la economía.

Existe tambien un determinado sentimiento de impotencia. Los italianos no pueden fijar el tipo de cambio que necesitan para ser competitivos, en especial con el infravalorado yuan chino, porque hace tiempo que Italia cambió la lira por el euro. No pueden fijar el tipo de interés adecuado pase a sus circunstancias económicas: lo fija el Banco Central Europeo a medida de los alemanes. No pueden controlar sus costes energéticos: la Organización de Países Exportadores de Petróleo determina el coste de la energía de un país demasiado dependiente del petróleo.

La economía italiana depende principalmente de la producción de bienes de consumo de alta gama que corre a cargo de pequeñas y medianas empresas familiares. Estas intensivas industrias encuentran que los productos de alta calidad se están sustituyendo por productos de menor calidad y precio fabricados por trabajadores chinos en el país asiático y en la propia Italia.

Esta competencia no sólo viene de la lejana Asia. Muchos de los productos que hasta ahora habían sido elaborados por artesanos de Italia son fabricados ahora en Italia por colonias de inmigrantes chinos que cobran un salario que los italianos no están dispuestos a igualar.

Grecia, Portugal, Irlanda y España están pagando primas de entre el 5% y 7% frente a los bonos alemanes a 10 años. Italia, que recientemente pagó una prima de sólo el 1,7%, podría ser el próximo en el punto de mira de los inversores, a menos que su economía crezca a una tasa del 1%. Después de todo, con una deuda equivalente al 120% del producto interior bruto, Italia está mucho más en deuda que Portugal –su deuda total es de un 85% del PIB–. Y el ranking del Banco Mundial sobre la facilidad para hacer negocios en un país sitúa a Portugal en el número 31, justo por debajo de Israel y los Países Bajos, mientras que Italia ocupa el puesto 80, lo que significa que es más difícil para un empresario hacer negocios en Italia que en Mongolia o Zambia, y sólo un poco más fácil que en Jamaica, Albania y Pakistán. Ese podría ser el peor augurio de todos.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s